Botox1Es la toxina botulínica tipo A, que produce relajación de los músculos en forma transitoria, impidiendo su contracción.

Se utiliza especialmente en los músculos de la cara, ubicados en el tercio superior del rostro (entrecejo y frente), como asimismo en el cuello. Tiene una duración de entre tres y seis meses, pudiendo ser reaplicado cuando el dermatólogo así lo indique. La desaparición del efecto es de forma gradual, y una vez que se elimine toda la toxina de la zona aplicada, el rostro queda siempre en mejor estado del que se encontraba antes de la aplicación de Botox®.

Es un tratamiento indoloro, y sus efectos comienzan a ser visibles a partir de las 72 horas siguientes de la aplicación, y su mayor efecto es visible en el día 15. 

logo-blanco