En el envejecimiento cutáneo, además del envejecimiento intrínseco dado por la edad, se suma el fotoenvejecimiento, causado por la radiación solar. Se estima que su efecto sobre el desgaste de la piel es cercano al 80%, lo que da cuenta de la importancia de protegerse adecuadamente del sol.

Prevenir es la clave para el cuidado de la piel y por ello es ideal iniciar los tratamientos lo más precoz que se pueda y por supuesto, resulta indispensable evitar el sol o utilizar filtros adecuados.

La recomendación es que las personas se protejan utilizando un buen bloqueador y tomando líquido en abundancia para mantener la piel hidratada.

logo-blanco